Elaboración vinos tintos

Para la elaboración de vinos tintos disponemos de un novedoso vinificador (sistema Ganímede) en el que sometemos la uva tinta a una mayor maceración en más breve espacio de tiempo en comparación con las tecnologías más tradicionales. Además, dicha maceración tienen lugar sin empleo de bombas de remontado ni ayuda alguna más que la propia generación del gas carbónico producido en la fermentación.

Conseguimos con esto una mayor extracción de color en más breve espacio de tiempo y por tanto sometemos a la uva tinta a un menor periodo de maceración. Obtenemos por tanto vinos con una buena intensidad colorante pero a la vez muy suaves en boca debido al menor periodo de maceración de la uva durante la fermentación. Otro de los aspectos beneficiosos de este sistema es la mayor extracción de compuestos aromáticos, con la obtención de vinos más frutosos.

En el caso de vinos jóvenes realizamos una maceración/fermentación de unos 5 a 6 días, mientras que vinos en los que queremos obtener mayor complejidad en boca y que van a ir destinados a crianza en barrica, son sometidos a maceraciones más prolongadas de hasta 12-14 días. La temperatura de fermentación es de unos 24ºC.

Una vez realizado el descube, y tras la realización de la fermentación maloláctica, los vinos son preparados para sus distintos fines: embotellado (vino joven) ó envejecimiento en barrica de roble mixto (roble francés y americano integrado en la misma barrica).