Elaboración vinos rosados

Para la elaboración del vino rosado se emplea uvas tintas en las que una vez encubadas en el depósito son sometidas a muy pocas horas de maceración (8-12 horas), tiempo suficiente para que el mosto tome su coloración rosácea. A partir de entonces, y sin haber comenzado la fermentación alcohólica, el mosto yema es sangrado de la misma manera que procedíamos en la elaboración de la uva blanca. Este mosto yema es llevado a limpiar mediante desfangado estático (igual que en el proceso de elaboración de blanco) y una vez limpio este mosto es llevado a fermentar a temperaturas muy bajas de entre 13-16ºC.